The Ministry of Industry, Energy and Tourism conveys to the sector the need to adapt to the Chinese tourist

  11/27/2013

Share

El turista chino es singular y, a diferencia de los procedentes de  otros mercados, busca de España su oferta cultural, gastronómica y de compras.

28.11.2013.- La secretaria de Estado de Turismo, Isabel Borrego, ha inaugurado hoy una jornada técnica en la que se han analizado las claves de competitividad para el turismo chino, con el fin de acercar al sector turístico español las necesidades de los turistas procedentes de este mercado que en el año 2020 será el principal emisor de turistas  del mundo, según previsiones de la Organización Mundial del Turismo.

El Ministerio de Industria, Energía y Turismo, consciente de este reto, quiere contribuir, a través de Turespaña, a la captación de estos turistas con la organización de estas jornadas que servirán la imagen de España como país capaz de ofrecer servicios avanzados de un alto valor añadido para este mercado de vital importancia para nuestra economía.

Lo que se pretende con esta jornada técnica es incrementar la rentabilidad de gasto de los turistas chinos, diversificando los destinos turísticos elegidos, así como buscar una mayor desestacionalización a lo largo del año y diversificar las motivaciones, poniendo en valor la oferta cultural, enogastronómica, patrimonio cultural y natural, turismo urbano y reducción de la brecha con la motivación dominante vinculada al sol y playa.

El continuo aumento sólido y sostenido de la economía china está permitiendo un rápido incremento de la clase media y con ello, la incorporación de un creciente número de consumidores al mercado de consumo: por eso se espera que el PIB per cápita en términos reales de China aumente desde unos 7.500 dólares en 2010 a casi 16.000 dólares en 2020, completando así la transición de un país de renta baja a media.

El crecimiento de la clase media en China supone una enorme oportunidad para el mercado internacional de viajes ya que se incrementa el número de consumidores potenciales y se produce un cambio en los patrones de consumo de los individuos y las familias. Así, para muchos de estos nuevos consumidores, el gasto en viajes de ocio y vacaciones pasa a ser una de sus prioridades de gasto.

Marta Blanco, Isabel Borrego, Elisa Sainz